Xbox serie S y X  diferencias

Las Xbox serie S y X  diferencias son datos importantes para saber cuál es la consola que mejor se adapta a lo que buscas como usuarios y jugador. Las consolas más recientes de la compañía Microsoft han acaparado los focos durante los últimos años.

Xbox serie S y X  diferencias entre las más vendidas actualmente

Si tienes dudas sobre Xbox serie S y X diferencias, es importante que leas atentamente cada detalle para lograr elegir la que sea mejor para ti. Lanzadas en el año 2020, desde entonces las consolas Xbox de la serie S y X se han convertido en las más vendidas de la historia, superando a modelos como el de la Xbox One.

Son múltiples las diferencias que podemos encontrar entre una consola y otra, pero lo cierto es que la cuarta generación de Xbox ha llegado para quedarse durante mucho tiempo. Con mejor potencia, funcionalidad, diseño y demás aspectos, elegir entre una de los dos puede ser difícil pero no imposible.

Xbox serie S y X  diferencias en el diseño

La diferencia más resaltante en cuanto al diseño radica en el color de cada consola, por ejemplo, la Xbox S es de color blanco que recuerda un poco al diseño que se le dio a su antecesora, la Xbox One S. La rejilla en la que se introduce el disco es de color negro, lo que le da un curioso aspecto bastante moderno, que incluso puede no parecer el de una consola.

Por su parte, la Xbox X es de color negro lo que puede recordar a los primeros diseños de Xbox. La marcada diferencia entre Xbox X y estas versiones anteriores que han sido similares, es que está pensada para posicionarse de manera vertical, además de resaltar en ella detalles en color verde.

Si dirigimos nuestra atención al peso de ambas consolas, veremos que las Xbox serie S y X diferencias también se encuentran en este aspecto. Mientras la serie S presenta un ligero diseño con 1.9 kg, la serie X es mucho más robusta con 4.5 kg.

Debido a este peso las dimensiones varían igualmente entre ambas presentaciones, siendo lógicamente más grande la Xbox X. Dos diseños impresionantes, uno quizás más conservador y otra algo más innovador, pero de alta calidad.

Capacidad de almacenamiento

La unidad de almacenamiento con memoria no volátil o SSD, una especie de disco duro, es el encargado de favorecer la carga de las consolas en un tiempo menor. Siguiendo esto, la Xbox X  es la de mayor almacenamiento gracias a 1TB, contra los 512 GB que posee la Xbox S.

Ambas consolas poseen tres puertos USB 3.1 y la conocida reanudación rápida, marca especial de estas nuevas consolas. Estos puertos no mejorarán el rendimiento de los juegos, aun cuando son avanzados.

Además, poseen una ranura donde se puede insertar una tarjeta de expansión para aumentar la capacidad de almacenamiento de las series X y S. Las consolas tienen su propia tarjeta especial, diseñada específicamente para adaptarse a ellas y conocida como Seagate.

Xbox serie S y X diferencias demuestran que en cuanto almacenamiento la serie X es la reina, pues tomando en cuenta que los videojuegos actuales suelen pesar hasta más de 100 GB, la serie S podría quedarse corta en cuanto al espacio para almacenar los datos.

Xbox serie S y X diferencias entre gráficos y procesador

Si bien es cierto que ambas series contienen un procesador AMD Zen 2 de ocho núcleos, especial para ellas, la CPU o Unidad Central de Procesamiento varía entre una y otra. Xbox X posee una CPU de 3.8 GHz de acuerdo a la cantidad de núcleos y Xbox S tiene una CPU que trabaja a 3.6 GHz.

Los gráficos que luego se traducen en las imágenes que se perciben a través de la pantalla también son distintos entre series. La memoria de acceso aleatorio que pertenece a la serie X, tiene una capacidad de 16 GB RAM y su par de la serie S una de 10 GB RAM.

Ahora si hablamos de la Unidad de Almacenamiento Gráfico o GPU, sigue adelante la Xbox X con 12 Teraflops, frente a los 4 Teraflops de la Xbox S. Teniendo ambas consolas una arquitectura de gráficos del tipo RDNA 2.

La calidad en la imagen y en la iluminación que se obtiene en los juegos es otra de las diferencias, ya que la serie S los reproduce a 1440p y la serie X lo hace a una tecnología 4K. Los fotogramas por segundo o fps se establecen en 60 para cada consola, pero si se emplea una baja calidad, es capaz de transformarse en 120 fps.

Precio

Una de las mayores Xbox serie S y X diferencias es la distancia que existe entre el precio de una y otra, hecho que ha sido marcado desde el lanzamiento de las consolas. La serie más barata es la S, por la que deberán pagar casi trescientos dólares ($299, específicamente).

En el caso de la serie X son casi cuatrocientos dólares ($499, específicamente) los que hay que desembolsar para adquirir la consola.  All Access es un servicio de suscripción de Xbox con el que puedes comprar la consola que desees, además de cientos de juegos, pagando durante un tiempo de hasta dos años por medio de cuotas.

Otros datos importantes sobre las series X y S

  • Los controles de las consolas son completamente inalámbricos como ya estamos acostumbrados y corresponden a los colores de las series.
  • Los juegos de consolas antiguas que no están relacionados con Kinect, serán lanzados nuevamente con características acordes a las nuevas consolas, totalmente optimizados.
  • Xbox Game Pass está disponible en las series X y S.
  • La serie X posee Blu-ray 4K Ultra HD, mientras que la serie S no tiene donde colocar un disco físico.
  • Compatibles con Dolby Atmos, HDR y Dolby Vision.
  • Los accesorios que se empleaban con el Xbox One pueden utilizarse con estas consolas.

Por último, te animamos a seguir descubriendo más detalles que te ayudarán a potenciar la experiencia que vivirás cada vez que decidas jugar, ver una película o un programa con tu consola: Mejores auriculares XBOX serie X.

Deja un comentario